Adiós con el corazón, Colladito

Después de una reparadora noche, la cual necesitábamos,  hemos amanecido bajo un ligero manto blanco, nos hemos dirigido al desayuno que, de nuevo, no ha defraudado.

Hemos hecho las maletas, hemos recogido todo,  asegurándonos de no olvidarnos nada.
A continuación, viendo que la nieve no cesaba, nos hemos dividido  en pequeños grupos para preparar la gala de “Got talent”. Hemos desplegado todos nuestros encantos y habilidades y ya nos hemos despedido con una riquísima paella acompañada de una saludable ensalada.
Y ya entre lágrimas y ansiosos por volver al año que viene nos hemos despedido de los monitores a los que tanto cariño hemos cogido, y hemos puesto rumbo al cole.
¡Hasta pronto Colladito y muchas gracias!

 

Dando el cante

Tras una noche movidita, hemos amanecido y nos esperaba un energético desayuno para afrontar un nuevo día.

Después de recargar energía  hemos jugado a furor,  donde nuestras melódicas voces han contribuido a que la lluvia no parase.
Llegó la hora de la comida y nos tenían preparado unos garbanzos y un pollo asado con verduras, como siempre, la comida aquí nos ha encantado.
Hemos disfrutado de un rato de tiempo libre, y luego hemos estado realizando manualidades, desafiando nuestro equilibrio en el slackline, y cuando la lluvia nos ha dado un respiro, algunos de nosotros hemos salido a disfrutar del algunos juegos en el exterior.
Ha llegado el momento de la ducha y acicalarnos para la cena y la esperada discoteca.
Ya todos de punta en blanco, hemos ido a comer una riquísima hamburguesa y tras esto a….  ¡¡¡BAILAR!!!
Sin haber parado de mover el esqueleto, para cerrar la fiesta hemos cantado el cumpleaños feliz a los cumpleañeros y ya,  a regañadientes unos, y cansados otros,  nos hemos ido a las habitaciones.
¡¡¡Muchos besos!!!

 

¡Ya estamos en el Colladito!

La lluvia nos estaba esperando como estaba previsto, pero eso no nos ha impedido pasarlo en grande.
Por la mañana, cuando hemos llegado, hemos hecho unos juegos y dinámicas de interior; luego ha llegado la hora de la comida y hemos saboreado unos deliciosos macarrones y cinta de lomo.
Por la tarde, nos tenían preparado una gymkhana de piratas en la que teníamos que averiguar palabras secretas; luego hemos hecho el reparto de camas y nos ha tocado a todas las chicas juntas y a los chicos por otro lado. Hemos vuelto al comedor a tomar una sopa calentita con sanjacobos.
Y para cerrar el día, la lluvia nos ha dado tregua y hemos salido por la noche con las linternas para jugar al escondite al revés por el albergue.
Y ya a dormir y a descansar que mañana nos espera un día lleno de emoción y actividades….
Besitos y ¡¡¡¡os queremos mucho papás!!!!